13 de marzo de 2017

Los 10 alimentos mas peligrosos del mundo #TopTen


Hot Dog: Como no podía ser de otra manera, las recientemente cuestionadas salchichas inician la lista: Alrededor del 17% de casos de asfixia provocados por comida en niños menores de 10 años son causados por los famosos hot dogs, señaló la institución en el documento que solicitaba que no solo se modifique la forma de alimento sino que también este venga con una etiqueta de advertencia.

Pez Globo: Los intestinos, ovarios e hígado del pez globo –el que se sirve en restaurantes lujosos japoneses- tienen un veneno que es muchísimo más letal que el cianuro. La toxina es tan potente que una dosis letal es más pequeña que la cabeza de un alfiler, y un solo pescado tiene suficiente veneno como para matar a 30 personas. Para poder prepararlo adecuadamente hay que seguir un curso de tres años.


Ackee (Blighia sapida): La fruta nacional de Jamaica puede provocar una enfermedad que puede hacer que una persona caiga en coma o muera si se come verde. Cuando la fruta está aún verde, esta tiene un veneno llamado hipoglicina. Entonces, para poder comerla uno tiene que estar totalmente seguro de que ya maduró, cuando las vainas protectoras de la pulpa estan rojas y se abre naturalmente, y cuando esto suceda la única parte segura de llevarse a la boca es la amarilla, que rodea las semillas negras siempre tóxicas. El plato nacional del país caribeño es el bacalao con ackee.

Maní: Justo de “moda” por ser uno de los alimentos que más alergia genera. Entre 1997 y el 2002, los casos de alergia por maní se han duplicado en niños.

Lechuga y col: Según el Centro para la Ciencia en el Interés Público regulado por la Administración de Alimentos y Fármacos ha identificado 363 distintos casos de enfermedades debido a estas plantas; 240 de ellos están relacionados a restaurantes.
Pero no por las hojas en sí, sino por la contaminación por nirovirus que se propaga usualmente por las manos no lavadas de quien manipuló la comida o del mismo cliente. Otros contaminantes incluyen E. coli y Salmonella, los cuales pueden ser introducidos a las plantas durante la fase de la producción, cuando estas entran en contacto con los desechos de animales, agua contaminada o animales.

Ruibarbo (Rheum rhabarbarum): El ruibarbo es un apio muy ácido, popular en Europa. Si uno come una gran cantidad de sus hojas, podrían estas causar envenenamiento. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades advierte que, debido a sus toxinas, las hojas del ruibarbo no deben ser consumidas ni crudas ni cocidas.

Atún: Uno de los pescados más populares en el mundo, tiene una merecida mala reputación. En el 2004, el gobierno de Estados Unidos advirtió que este pescado tenía altos niveles de mercurio y que por eso era mejor no comerlo en altas cantidades. "Los altos niveles de mercurio pueden dañar el sistema nervioso e incrementar el riesgo de enfermedades cardiovasculares", asegura la revista. Si esta no es la razón para temerle, la misma institución advierte sobre el riesgo del pescado mal refrigerado.

Tapioca: La revista americana explica que la tapioca es un pudín hecho de yuca. Si se prepara de manera incorrecta, la planta puede producir cianuro, un componente mortal y envenenar a quien lo consume. Un pequeño grupo de personas es también alérgica a la yuca. La Sociedad Americana del Cáncer advierte que aquellos con alergia al látex podrían ser más susceptibles.

Café: Con el café el asunto no es la bebida en sí, sino la temperatura en la que se sirve. En 1992, una anciana de 79 años denunció a McDonald's porque le sirvieron un café tan caliente (casi 70 grados C°) que le causó quemaduras de tercer grado en el 6% de su cuerpo, cuando cayó sobre sus faldas. Tuvieron que bajarle la temperatura al café y pagar una indemnización de casi 3 millones, que luego fue algo reducida.


Hongos: Más allá de las propiedades alucinógenas que puedan tener, los hongos pueden matar. Ciertas variedades son tan venenosas que son capaces de producir la muerte o afectar el hígado o los riñones. Si no se tiene conocimiento, no son tan fáciles de diferenciar de los comestibles en estado silvestre. En el campo no hay etiquetas

Fuente: TIME